Estar presente, para sanar

women.jpg

Uno de los ejes fundamentales de VENA CAVA es darle salida a causas, movimientos, personajes fascinantes por su trabajo, a través de la difusión de sus historias en nuestra plataforma. Se trata de abrir una conexión entre las personas y los acontecimientos narrados en esas historias, las cuales se presentan en forma de documentales, para que la audiencia pueda participar de forma generosa y proactiva en sus propias vidas y, en última instancia, en sus comunidades.

Tal es el caso del documental que nos atañe en esta ocasión: Juanita (2015 | 23 min), dirigido, producido y editado por la joven cineasta Ximena Amescua Cuenca. Juana María Pol Kinil es una mujer maya que vive en la comunidad de Uspibil, la cual apenas a principios del siglo XX contaba con 19 habitantes. Uspibil se encuentra en el municipio de Chemax (Yucatán, México), tierra en la que Juanita vivió durante trece años una historia de violencia por parte de su ex esposo. Hasta que decidió dejarlo.

Descendiente de parteras, por el lado de madre y padre. Larga tradición de mujeres curanderas que sobrevive, en resistencia, hasta el presente. Decidió cambiar su vida cuando ya no pudo más: “qué tal que te mata de verdad”, le dijo su madre, refiriéndose al marido que hacía presa de su hija. Y Juanita pensó, “si tú no te valoras, quién te va a valorar”. Comenzó a estar presente en su propia vida y le dio valor a su historia, a la tradición de la que forma parte, la de las mujeres que curan.

En el documental se le observa vestida con el uniforme de enfermera en el consultorio donde trabajo por años, como asistente y además sirve como traductora, pues la mayoría de la población sólo habla maya. Pero también es partera, y en gran medida una mujer valorada por su comunidad debido a este importante servicio que le presta a las mujeres.

Junto con otras mujeres parteras, yerbanderas y sobaderas formó El despertar de las mujeres que curan, organización de mujeres médicas tradicionales del oriente de Yucatán. Juanita ha sido partera por seis años, pero aún, dice ella, le falta mucho por aprender. El camino es largo, sinuoso, pero lleno de recompensas. Se le ve con su traje típico recorriendo la comunidad, cruzando el umbral de un hogar, saludando a niños y mujeres en maya, y a veces en español. Su trabajo consiste en coordinar la organización que fundó junto con otras mujeres a las que vemos en el documental.

Su objetivo final, como ella misma lo menciona, es defender los derechos de las mujeres. Su filosofía es “debo sacrificar algo para prender algo”, lo que significa que es consciente de que su trabajo implica descuidar, a veces, a sus hijos. Pero sabe que, en el fondo, es un trabajo impostergable, y que en última instancia también beneficia a sus hijos, pues una comunidad sin violencia, respetuosa de los derechos de las mujeres, es un lugar más sano para crecer.

La idea de despertar es el centro de su historia, el núcleo que la mueve a actuar con generosidad, a defender el derecho de las mujeres a dar a luz según sus tradiciones, y a vivir sin violencia, sea cual sea, incluso la de la medicina occidental, por la manera en la que se ha impuesto, poniendo en peligro los conocimientos de la comunidad. El despertar fue para Juanita y sus compañeras un nuevo comienzo, una manera de estar conscientes de su entorno, su comunidad y sus vidas en forma individual.

“Empecé como un gusanito, arrastrándome”, comenta Juanita hacia el final del documental. Quizá estar presentes significa darnos cuenta de quienes somos en este momento, descubrir lo que la vida nos ofrece y hacer algo con eso: crear una nueva situación que dependa de nosotros, para comenzar, como gusanitos, a ascender hacia una conciencia plena, para sanar en nosotros mismos y aportar a la comunidad nuestro amor, aquí y ahora.

Plataforma de continuidad

Siempre es útil identificar líneas específicas de las cualidades humanas que estamos siguiendo.

1. ¿Qué es lo que más te mueve de esta pieza? ¿Por qué eso es lo que más te mueve?

2. Si dependiera de ti, ¿cómo arreglarías esta situación?

3.¿Que quisieras que fuera diferente?

4.¿Cómo puedes hacer eso ahora mismo dentro de ti?

5. ¿Y en tu colectivo?

6. Desde la perspectiva que todo lo que opinas tendría que ser diferente, sin juicios, más allá de la razón que tengas o no. ¿Cuáles son tus juicios? ¿Qué está mal? ¿Qué está bien? ¿Y desde dónde tienes la certeza de estar en lo correcto?

7. ¿Cuáles son las formas de separarse de otros humanos involucrados en la problemática que expone el documental? ¿Quiénes son los otros? ¿Cómo rescatas la esencia humana en ellos y en ti mismo despertando la empatía?

8. ¿Cuál es la forma de separarte de tu propia humanidad aquí y ahora, cuando te juzgas y juzgas las circunstancias de tu vida?

9. ¿Cómo te inspiras a ser la transformación integral, y desde tu abundancia mover la energía hacia participaciones colectivas tan ecuánimes como determinadas aquí y ahora tomando tu lugar en el universo, no mas y no menos?


Español, ActivismoClaudia Flores